jueves, 27 de junio de 2013

La Super Luna

La Super Luna
El pasado 23 de junio, la Luna impactó a los que escucharon noticias astronómicas sobre ella. Estas decían:
Atención, hoy podrá verse la SuperLuna,
¡Gratis!
Gran espectáculo en el cielo
Apto para todo público
En efecto, el domingo pudo verse una Luna imponente en el cielo. Estaba en su fase llena por lo que reflejó luz solar con gran estrépito sobre el horizonte. La miré desde una vereda de Mendoza, con unos sobrinos, sus vecinos y otros paseantes desprevenidos. Todos disfrutamos del fenómeno, exclamamos con alegría y charlamos sobre los accidentes y diversas tonalidades de su cara.
Luna es el astro más amable del cielo después del sol, quien nos da la vida. En próxima nota hablaré del modo en que lo hace, tema apasionante, asimismo. Pero volvamos a la SuperLuna.
Superluna implica que algo especial sucede, no siempre tenemos una. De hecho, este término no existe en astronomía. En ciencia se le dice Luna del perigeo. Perigeo quiere decir cerca de la Tierra, el punto más cercano de la órbita lunar a la Tierra. En contraposición, existe el apogeo, el punto más lejano de la órbita a la Tierra.
Así, la Luna llena puede verse en su punto más cercano a la Tierra, el perigeo, y en otras ocasiones puede verse en el punto más lejano a la Tierra, el apogeo.
         En la figura de abajo puede verse un ejemplo de lo que sucede en el cielo: si la Tierra es el punto interno, Luna puede ocupar, ora el punto más cercano, ora el punto más lejano de su órbita celeste.
         Esto, que la órbita o camino que la Luna recorre en el cielo no sea un círculo sino una elipse es lo que causa que algunas noches pueda verse a la Luna más cerca que otras, en que se halle situada más lejos. Por supuesto, si el astro está más cerca se verá más grande, más luminoso ¡más super!
Por el contrario, cuando la Luna transite el punto lejano de la elipse, el apogeo, habrá una noche en que la Luna se verá más pequeña que nunca.
¿Será entonces una miniLuna, una microLuna, una infraLuna? 

¿Por qué dije al principio que disfrutaron de una superLuna aquellos que escucharon las noticias previas? Pues, porque la diferencia de una mini Luna a una Super Luna no es apreciable a ojo desnudo, a simple vista.
La diferencia se confirma con instrumentos de medida o con cámaras fotográficas. Si tomo una foto de la super Luna y la comparo con una foto de la mini Luna entonces me doy cuenta de la diferencia. Pero a ojo limpio no es apreciable y uno la disfruta tan solo por bella, querida y luminosa. 

Los antiguos pudieron medir el tamaño aparente de las diversas Lunas llenas y supieron hace milenios que ella no se movía sobre una órbita circular, sino elíptica. Es notable lo mucho que supo el hombre con mínimas herramientas.

¿Quieres medir el tamaño de la Luna? Es muy sencillo: toma un clip y átalo con cinta scotch a una varilla o regla; apunta a los bordes de la luna llena, que quede ella dentro del clip. Cuando lo hayas logrado, mide la distancia a que el clip ha quedado de tu ojo. El tamaño de la Luna surge de la siguiente igualdad: Ө/ d = x/ D, es decir, el diámetro de la Luna será igual a el diámetro del clip, multiplicado por la distancia Tierra Luna, dividido por la distancia del clip al ojo*.

*¡Ojo, ojo con las unidades!
En la figura: 1 apogeo, 2 perigeo, 3 foco ocupado por Tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada