jueves, 9 de mayo de 2013

Hágalo usted mismo II: Horas de sol.

Hágalo usted mismo II: Horas de sol.


Vamos a construir un reloj de sol.
Necesitamos un papel o cartón. Sirve también un palo clavado en el piso o un alambre. El reloj de sol se puede fabricar con cualquier cosa que proyecte sombras nítidas sobre una superficie marcada de forma conveniente.

Al elemento que proyecte la sombra se le llama estilo o gnomón.
Al elemento que registre la sombra se le llama cuadrante.

El secreto de su funcionamiento depende del ángulo que forma el estilo con el cuadrante y de la ubicación de las marcas horarias sobre este último.

Para comprender su función has de saber que el día está definido por dos pasos consecutivos del astro por el meridiano aunque hoy se use como hora 0 el restarle 12 hs al meridiano. El meridiano es una recta imaginaria que determina el punto en que el sol alcanza la culminación. Como no podemos mirar hacia él, esta recta se determina con la sombra más corta del día proyectada por el estilo. Esta recta tendrá una orientación Norte-Sur geográfica. Nunca N-S magnética. Ambas poco tienen que ver entre sí. Los aviadores y los navegantes saben que pensarlas iguales es un error.

El paso consecutivo del sol por el meridiano, entonces, se logra porque la Tierra gira sobre sí. Hablo de la rotación terrestre, claro. Esto significa que un día es el recorrido en círculo de nuestro estilo, un círculo de 360º sobre el eje terrestre.
Aquí tenemos cómo marcar nuestro cuadrante. Si un día equivale a 360º, y como hemos dividido al día en 24 horas, cada hora valdrá: 360º / 24 = 15º/h.

Para marcar correcto el cuadrante, se hará una marca cada 15º recorridos por la sombra, siempre a partir de la línea del medio día. Las marcas al oeste de la meridiana indican las horas de la mañana: 11, 10, 9, 8, 7, pues el sol se alza más o menos por el este. Las marcas al este de la meridiana indican las horas de la tarde: 13, 14, 15, etc. etc.

El cuadrante puede dibujarse sobre papel, madera, tierra, hierro. Cualquier cosa sirve como estilo que proyecte sombra: un papel doblado, un palo, un clavo, un mástil, un niño parado, etc. etc. Puedes hacer un reloj de sol con un jabón y un alfiler, por ejemplo: clavas el alfiler vertical, hacés las marcas cada 15 º, ya está.

El secreto que resta es ¿cómo orientar el reloj? Si el estilo va inclinado u horizontal, su eje longitudinal debe situarse de norte a sur; si el estilo va erguido, entonces hay que determinar primero el medio día, y a partir de allí hacer las marcas. Esta marca estará situada al sur de la base del estilo, como dije, pues nuestro sol se alza hacia el norte.

Si fabricás este reloj ya tienes cómo medir el tiempo tal y como lo hicimos en la antigüedad.


Las horas tradicionales no coinciden con las horas solares, hay entre ellas una diferencia que varía durante el año y durante el día, pues ni la órbita de la tierra es regular, ni el meridiano es único para cada observador: cada persona ve un mediodía distinto. Las horas de un reloj tradicional indican una medida promedio llamada hora civil, la cual define la puntualidad de las personas. El reloj de sol es exacto para cada observador en lo que llamamos hora solar. Existen correcciones para que la hora solar coincida con la hora reloj. Las veremos más adelante.

Agrego que dividir el día en 24 horas es solo una norma. Hace unos pocos cientos de años estas eran 6 y todo funcionaba tal y como ahora. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada