lunes, 17 de septiembre de 2012

Coplas de la luna llena


Coplas de la luna llena

*Canción, de Jorge Fandermole.
Los enamorados cantan su amor bajo la luna y los hombres lobo sienten el llamado de lo salvaje cuando está llena; las banderas de muchos países la incluyen en su paño y los poetas de todas las épocas le han escrito sus mejores versos.

En la antigüedad los hombres contaban lunas para saber cuando nacerían los niños. De allí que uno de sus nombres sea Artemisa, diosa de lo femenino. Hoy se le dice Selene y por ello Cyrano de Bergerac, tras su famoso viaje, nos hablo de los selenitas.

Ella nos acompaña desde siempre… siempre que la observemos con los ojos de la gente, porque si buscamos en su ayer con los ojos de la ciencia, la verdad es otra.

Hubo un tiempo en que no tuvimos el gusto de su compañía.
La Luna es hija de una de las tantas carambolas que se dan en un sistema planetario como el nuestro. Hace 4.500 millones de años, mucho antes de que hubiese algas sobre la tierra, un planeta algo más chico se nos vino encima. El golpe ha de haber sido prodigioso: luces y polvo arrojados al espacio en fuegos de artificio inolvidables. Un bello espectáculo para observar a ojo desnudo, desde Marte, por ejemplo.

Semejante impacto fue causa de sorpresas tales como el campo magnético, la inclinación del eje de giro y, la mas notoria, que el polvo y los escombros arrojados al cielo quedara dando vueltas a nuestro alrededor; años y años allí, pálido cinturón de cenizas, hasta que, aglutinándose, pegoteándose cual harina húmeda, miles de años después, borrosa y lenta, consolidó en lo que hoy vemos, esa carita sucia, toda granos y manchas que llamamos Luna.

En el siglo XVII, fue observada por hombres y mujeres con telescopios. Uno de tantos, Galileo Galilei, tuvo la mala dicha de publicar sus observaciones en un libro que cambió el curso de la ciencia. Dije mala, porque sufrió grandes castigos al derrumbar los absurdos que entonces enseñaba la ciencia; entre ellos, que la materia supralunar era perfecta e incorruptible. Ante esto, Galileo, quien no era algo gruñón, dijo: ¡Puras macanas, la Luna está hecha pomada!

Los pensadores de la época se negaban a observar por el telescopio, decían que era truco lo que allí verían; mientras, el libro escrito por el florentino se vendía a montones.
El mensajero de las estrellas, tal su título, está lleno de dibujos que describen su superficie en detalle: los mares (de lava seca, no de agua), las montañas, los cráteres, los cañones. Galileo dibujaba muy bien, era un científico moderno, esto es, solo creía en lo que podía comprobar mediante experimentos. Con uno de ellos midió la altura de las montañas lunares ¡vaya proeza!

Observar la luna es un gusto, en cualquiera de las fases en que se encuentre, es decir, en cualquiera de los ángulos en que nos muestre su carita iluminada, que de eso se trata.
Sus fases cambian día a día o noche a noche, como más te guste. De hecho, muy pocos la reconocen como astro de observación diurna. Cuando se acuesta cerca del sol, así como cuando amanece con él, es fácil verla inclinar su cara iluminada, siempre mirándolo, como enamorada. 
Cuando muestra su cara llena, por el contrario, verás que siempre está muy lejos del sol, que espera a que este se oculte para mostrarse ella, cual si estuviese ofendida. Y cuando no la vemos, cuando tenemos Luna nueva, en realidad está justo en línea al sol, nos muestra su noche, su cara oscura hacia nosotros. Por eso cuando hay Luna nueva es el único momento en que pueden darse eclipses de sol, y cuando hay Luna llena es cuando se dan los eclipses de luna. Son los únicos momentos en que los tres astros, el sol, la tierra y la Luna, forman una línea recta en el cielo, pueden taparse unos a otros jugando a las escondidas.


Detrás de este baile de máscaras se halla la más pura geometría, ya dije que los hombres la aprendimos del cielo. Puede medirse con ellas la hora. Mis alumnos de sexto y quinto grado han realizado relojes de Luna. Si ves a uno de ellos por las calles de Chabás, dile:
Ey, niño, mira la Luna y dime ¿qué hora es?
Te responderán con acierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada