lunes, 16 de abril de 2012

El Observador del Cielo - Nota 2º

Astronomía
Torres y sombras

Cuando dije que la astronomía fue la primera ciencia y que la figura zodiacal Virgo representa el resurgir de la naturaleza, fue porque ambas afirmaciones están relacionadas. No puede haber ciencia allí donde no haya repetición porque sólo puede predecirse lo que se conoce. Lo impredecible se llama Caos o desorden. Ej. El número que arroja una ruleta. El imperio de las repeticiones se llama Cosmos u orden. Ej. El Universo.

Veamos la simple repetición del día y la noche, generada por el giro de la Tierra sobre su eje: la rotación. Como el sol quemaría nuestros ojos medimos su paso aparente por el cielo (eclíptica) por medio de sombras (Galileo quedó ciego por estudiar sus manchas). Un día es el intervalo entre dos sombras mínimas (entre dos meridianos), dadas por un palo o gnomón. El meridiano indica la mitad del día. En Babilonia, en el 2000 a.c., dividieron la jornada en 24 horas de 60 minutos cada una.
Otra repetición es la de las estaciones: primavera, verano, otoño e invierno. Esta se debe a que la Tierra gira inclinada alrededor del sol. La inclinación del eje de giro con respecto al plano de traslación es de 23,5º.

Los rayos de luz y calor no inciden siempre de lleno. Así, se calientan en forma variable distintas áreas del planeta. Haga la prueba ante el fuego. Acerque las manos en forma plana, perpendicular a él: la mano se calentará pareja; si lo hace en diagonal, solo calentará los dedos. En junio el hemisferio sur queda en diagonal al sol, recibe menos calor y es invierno; en enero recibe los rayos de lleno y por eso es verano. Los astrónomos descubrieron todo esto con aquél mismo gnomón o escuadra. Sus sombras son suficientes para deducir:

a- La inclinación del eje terrestre.

b- Los solsticios, cuando el sol deja de ascender o disminuir su altura aparente en el cielo. Recuerde que en junio las sombras son más largas que en verano; es decir, el sol está más bajo sobre el horizonte.

c- Los equinoccios, cuando el día tiene la misma duración que la noche; es decir, cuando la eclíptica coincide con el Ecuador.

Esta es ciencia que confirma en el patio de casa.
Si marca las sombras proyectadas durante el año verá que dibuja un ocho irregular llamado Analema. En la película Náufrago, Tom Hanks logra en la pared de su cueva este registro; véala, es buena peli. Prueba que la órbita terrestre es una elipse o círculo achatado (1º ley de Kepler del movimiento planetario) y que varía su velocidad a lo largo del año (2º ley). Por esto, nuestro verano es más corto que el boreal: coincide con la máxima velocidad de traslación alcanzada durante el perihelio (punto en que el planeta se halla más cercano al sol).

Hay mucho por aprender en base a observaciones. En la próxima les enseño a medir la Tierra. Mientras, les dejo un diagrama para fijar algunos conceptos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada